perro comiendo

Como cuidar la higiene bucal de tu mascota

Los cachorros de perro nacen sin dientes, pero a partir de la segunda semana ya empiezan a aparecer los dientes de leche y estos terminan su desarrollo hacia el cuarto mes de vida. Estos se mantienen hasta, aproximadamente, los 7 meses cuando empiezan a ser sustituidos por los dientes permanentes, que son los que debemos cuidad a lo largo de la vida de nuestra mascota.

Todos los perros, no importa el cuidado que se tenga, tienden a tener con el paso del tiempo un cúmulo de placa bacteriana y sarro, de manera que tendremos que vigilar que estas acumulaciones no sean demasiado grandes, ya que pueden causar mal aliento, enrojecimiento de las encías, infección de boca, etc.

Para que esto no suceda debemos limpiar los dientes de nuestras mascotas, y para ello podemos utilizar cepillos de dientes blandos, como por ejemplo los de un niño, o dedales de plástico con una pequeñas cerditas, a los cuales tendremos que aplicar una pasta de dientes específica para mascotas, ya que este tipo de pasta les gusta a las mascotas y, a parte, están especialmente diseñadas para que puedan ser tragadas y una vez en el estómago incorporar unas moléculas enzimáticas a la saliva para favorecer el efecto antiséptico de la saliva.

Para prevenir el mal aliento y la aparición de sarro te recomendamos que aparte del cepillado, cuides los siguientes aspectos:

  • Alimentación: la nutrición a base de alimento balanceado en croqueta es una de las primeras recomendaciones para los propietarios. Existen alimentos desarrollados específicamente para reducir la formación de sarro. El alimento en lata, así como el casero, es la principal razón de formación de sarro, un gran enemigo para la boca de nuestro perro.
  • Carnaza: la carnaza en un inicio es buena por las incansables mordidas que recibe, pero después de unos minutos se vuelve blanda y pegajosa, por lo que no es la mejor opción. Ahora existen carnazas con un sistema enzimático, que actúa en la materia orgánica presente en los dientes y ayuda a disminuirla. Si la carnaza en una opción para su perro, asegúrese que contenga el sistema enzimático; si no, evítela a toda costa.
  • Juguetes: dentro del repertorio de juguetes presentes en las veterinarias o en las tiendas de animales hay algunos que sirven para la limpieza de los dientes, con espacios y salientes para que el perro entierre sus dientes y se limpien conforme muerden sus juguetes. Los huesos de hilo también son una buena opción para la limpieza dental, sólo se debe tener el cuidado de tirarlos cuando los hilos han sido aflojados o se estén cayendo, ya que pueden ser motivo de ahogamiento.

Es importante señalar que existen otras enfermedades que pueden provocar el mal aliento en las mascotas como parasitosis, diabetes, problemas renales, entre otros, por lo que es importante la visita al veterinario para identificar la causa del problema.

Leave A Comment?


1 + 2 =